Auto-retrato literario

 

Este será el primer y último posteo auto-referencial que van a encontrar en este Blog, no soy muy del Yo, yo, yo, ni del mi, mi, mi. Si se aburren con este texto no lxs critico. Aun así, en este caso particular considero necesario contarles lo que hago, cómo llegue a escribir criticas de arte y el lugar en el que me posiciono a la hora de hacer una reflexión sobre una película u obra de arte en general.

Soy un proyecto de documentalista, casi recibida del IDAC y casi recibida de la UBA de la carrera de Artes. Tengo 33 años, y antes que todo lo demás, soy fotógrafa y encuadernadora.

Hacia fines del 2013 monté un taller de encuadernación (un laboratorio de experimentos): que en principio lo llamé Jalamanta. Lo mantuve durante varios años, hasta que Macri apareció en escena para arruinar la vida de lxs artesanxs, artistas y feriantes, una historia que ya conocemos. Cerré el taller porque no podía sostenerlo, aun así nunca dejé de fabricar cuadernos, siempre estoy juntando papeles, pensando en texturas e ideando formas nuevas de estos soportes en los que diversas artes pueden anclar. Continúo encuadernando de una manera más relajada. La encuadernación me permite trabajar con imágenes, fotografías, textos, y montarlos artesanalmente. Me incentiva construir discursos y narrativas nuevas, desde cualquier rama artística. 

Siempre tuve un interés emocional supremo hacia el cine documental. Desde que arranqué y me inicie en la fotografía, por el 2009, mi ojo siempre guardó ese grano de lo real, solo que al principio no lo advertía; en la medida en que fui conociéndome, también me pude ir interpretando. En el 2014, Mientras estudiaba la carrera de Artes en la UBA, me di cuenta que estaba confinada a opinar y a escribir sobre películas, eternamente, sin haber realizado ninguna. Me perturbaba esa idea de opinar sobre proyectos de otrxs sin hacer la experiencia propia; siempre tuve esa inquietud y enojo en relación a lxs criticxs de arte -porque si hay algo que sé hacer muy bien es enojarme; enojarme y activarla para que ese enojo se disipe – . Fue así como decidí meterme en el IDAC.

El Contexto en el que nace este Blog es el de la pandemia, el del aislamiento social, el de la incertidumbre. En mi caso particular, agobiadx por la sobrecarga del digital y aflijidx por la presencia de la muerte en todo lo que hago. Hay una moda ahora: el entusiasmo desmedido en las redes sociales, los vivos en instagram y el lifestyle del/la escritorx-lectorx, alentándose todxs a escribir, leer, mirar, escribir, leer, mirar, escribir. La realidad es que para poder hacer cosas necesitamos de la concentración, no importa ya tener tiempo libre.  En ese sentido lo que me motiva a escribir estas líneas es mi propia ansiedad, no la moda instalada. La cuarentena por el coronavirus rompió el tiempo, esto me estimuló a revisar mis textos. Me permití reencontrarme con una parte de mí mas visceral y que, por algún motivo había archivado: anotaciones mentales sobre películas, análisis del lenguaje cinematográfico, fotografía, feminismo, los viajes del conurbano a capital, libros, arte y la vida en general. Las publicaciones en este soporte digital tienen como objetivo un alumbramiento, darles luz a esos escritos, que no queden en la oscuridad de mi computadora o en papelitos guardados dentro de libros que una vez leí.

Durante la mayor parte del tiempo no sé qué pensar, ni qué decir, ni qué hacer, ni qué películas ver… como persona trabajadora de la imagen y amante de construir relatos de cualquier tipo y soporte, debería poder dar mi opinión sobre esto que nos sucede. Paso la mayor parte del tiempo en un estado ultra-alerta, reflexionando sobre este sistema capitalista hostil. Homeoffice las 24 hs, e-commerce, consumo, homebanking, cuentas para pagar, tarjetas bloquedas, claves que no recordamos.

Por momentos también tengo ruido en mi cabeza, ruido de opiniones, datos, informaciones, consejos, fake news, ruido de opiniones nefastas de periodistas nefastxs. Todo me deja sin palabras. Todos los miedos, todos los traumas, todo el horror.

Este blog viene a reparar, de alguna forma a sanar, ese algo que en nuestro mundo se quebró, y a ordenar toda una geografía mental alterada, entremezclada con textos y papeles viejos, apuntes, noticias, recortes de diarios, diplomas, fotos, dibujitos, entradas a recitales, cartas de los ´90…, fotos del 2001, poemas de mi abuela…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s