MAL DE OJO(S) II

Como les conté en la primera parte de este artículo (https://m-noir.com/2020/12/27/mal-de-ojos/),  en este libro encuaderné de forma artesanal los trabajos/bocetos/pruebas que fui haciendo en torno al cansancio visual y el agotamiento del sentido en las imágenes digitales. 

Durante el proceso narrativo que fui atravesando descubrí una arista vinculada al ritual que comencé a desarrollar, convirtiéndose en el eje principal del libro. Ficcionalicé un ritual sanador de esta dolencia, una diégesis, un pequeño mundo paralelo en el que es posible exorcizar el hábito del consumo de imágenes. Una vez pensado ese mundo, comencé a recrear este “ritual sanador” a partir de una serie fotográfica y autorretratos: la cura del mal. 

Estéticamente me basé en una antigua foto analógica que mi abuelo Dardo me había regalado. Siempre me interesó la textura de los papeles antiguos, la tonalidad amarillenta y el papel glassine semitranslucido que recubre a la mayoría de este tipo de fotos. Es decir que ya sabía, al menos intuitivamente, qué tratamiento estético le daría al libro. De todas las posibilidades que tenía, la que más me interesó fue esta idea del “papel semi translúcido que se colocaba como protección de las fotos antiguas”.

Elegir la costura , su formato, es comenzar con el montaje de la película! La costura y la disposición de los pliegos son recursos que aproveché  para construir sentido. 

Pero tenía varios problemas! siempre aparecen los problemas en la edición…

1- Tenía intenciones de trabajar con papeles muy volátiles y finitos. No era recomendable usar cola vinílica o pegamentos muy húmedos que pudieran alterar, arrugar o romper algunos de los papeles.

2- Pensaba incorporar unos pliegos de una rejilla plástica (Lo que conocemos como mosquitero). No me convenía una encuadernación clásica, tipo cartoné, no me convenía refilar tampoco, ni encolar el libro, debía mantenerlo lo más seco posible, lejos de humedades.

La costura Belga fue la solución! apertura perfecta de una costura en cuadernillos. Las tapas y el lomo, cosidos entre sí, funcionan como soporte para el cuerpo del libro, que se cose en pliegos doblados al medio. Se ven expuestos los hilos que entran y salen de las tapas, rodeando el lomo y formando un dibujo característico de este tipo de costura.

Hasta acá, es todo el proceso! Proximamente subo imagenes del libro terminado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s