Algunas notas y pensamientos sobre Agnès

Este mes volví a hacer otro cuaderno en homenaje Agnès . Quienes conocen el trabajo que hago en Noir estudio, saben que esta directora de cine siempre aparece en forma de cuaderno y libretas!

En esta ocasión, además de compartirles fotos del cuaderno del mes, también me pareció interesante sumar a este posteo algunas ideas que tengo de su cine! , y si no la conocen, quizás les convenza y vean alguna obra de ella.

Ph. @estudio.noir

Es muy común relacionar a Agnes Varda con la Nouvelle Vague, lo cual es erróneo. Pertenecía a un movimiento simultaneo conformado también por Chris Marker y Alain Resnais: La orilla izquierda (La Rive Gauche), este movimiento poseía un compromiso político más radical que los señores de la Nouvelle Vague. Si bien Agnés dialoga con este movimiento y establece puentes, no es correcto encasillarla ahí. Incluso hoy pienso, desde un punto de vista atravesado por la perspectiva de genero, que esos señores la llamaban “la abuela de la Nouvelle Vague”, es decir, se referían a ella con un término despectivo, en un contexto muy difícil para las artistas mujeres.

Si seguimos la cronología de sus películas y fotografías, la vemos atravesar todos los movimientos políticos de su contexto histórico. Una feminista radical que ha estado en el momento justo para registrarlo todo con su ojo maravilloso, y con un fuerte compromiso e impronta política.

Con respecto a su formación como fotógrafa hay un trabajo muy interesante, que les recomiendo:  Salut les cubain un corto de la directora  a partir de las fotos que toma en un viaje que hace a cuba después de las revoluciones del ´59, este corto me hace pensar en el apoyo de esta artista francesa para con Latinoamérica, al mismo tiempo que pone de manifiesto la intencionalidad política en su obra.

Salut les cubains

Por aquellos tiempos del cine moderno, Los Cahiers definirán la estética cinematográfica de Varda, como una estética impura. Lo impuro también tiene que ver con su hibridación, siempre entre la foto y el cine, entre la ficción y el documental, entre el museo y  la anti-institucionalidad, entre la cotidianeidad y el mundo del arte.

A diferencia de los directores de la Nouvelle Vague,  Agnés no era una cinéfila, su forma de pensar las imágenes estaba inscripta en la historia del arte y no tanto en la intelectualidad crítica cinematográfica. Venía de otro lado, de otra formación, de otro encuadre, y el resultado de todo esto fue otra sensibilidad, otro vínculo con lo cinematográfico.

SI tuviera que pensar en una constante, un factor común, algo que me guste de sus películas y lo vea como un rasgo de estilo, sin dudas, es la continuidad espacio-temporal y la construcción de los personajes errantes, entre un montón de otros elementos más que podríamos conversar. En mi opinión la errancia lo es todo, la forma vagabunda que se plasma en la forma en que las películas fluctúan, siempre incorporando  micro-historias, abriendo en vez de cerrar. Esta idea coloca a lxs personajes en contempladorxs del espacio que los rodea y es a través de ellxs que nos convertimos nosotrxs en espectadorxs de sus universos geográficos, sociales e históricos.

En el siguiente posteo les comparto el análisis de la película “sin techo ni ley”, una melange de mitología griega, errancia, herencia renacentista pictórica y rupturas iconográficas feministas. Porque así era Agnés, libre y única.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s